jueves, 6 de febrero de 2014

Un capital bancario requerido absurdo

Los bancos se protegen de los riesgos de las pérdidas que perciben, con los intereses que cobran, los montos que arriesgan y las demás condiciones. Y si un banco no logra aquello, simplemente no sabe lo que hace y es mejor para todos que quiebre y desaparezca.

En tal sentido lo que verdaderamente puede poner en peligro todo el sistema bancario son las pérdidas no esperadas, así como factores externos tales como políticas gubernamentales equivocadas, por ejemplo locuras macroeconómicas.

No obstante lo anterior los reguladores del Comité de Basilea decidieron, en 2004, con Basilea II, que los bancos mantuviesen capital en función de los riesgos percibidos, o sea, en función de las pérdidas esperadas.

Y por lo cual las pérdidas esperadas se consideraron doblemente, mientras que las peligrosas pérdidas no esperadas y las locuras gubernamentales, no se tomaron en cuenta para nada.

Y a cuenta de lo anterior los reguladores permitieron a los bancos mantener mucho menos capital contra activos percibidos como "absolutamente seguros", que contra activos percibidos como "riesgosos".

Y, por ende, hoy los bancos ganan un retorno sobre capital ajustado por riesgo percibido mucho más grande prestándole a "Los Infalibles", que prestándole a "Los Riesgosos", tales como a las medianas y pequeñas empresas, los empresarios e innovadores.

Y para colmo, como los requerimientos de capital no varían con respecto a la composición de la cartera del banco, no se considera el peligro de una excesiva concentración de riesgo en lo absolutamente seguro, ni tampoco los beneficios derivados de una diversificación entre lo riesgoso.

Y lo anterior significa que la banca no asigna eficientemente los créditos bancarios en la economía real. Basta constatar cómo, por ejemplo en Europa, hoy los bancos se llenan de créditos a los "Infalibles Soberanos", o a los que por su calificación crediticia pertenecen a la AAAristocracia, mientras que "Los Riesgosos", quienes podrían ayudar a crear empleos, cada día consiguen menos créditos.

Lo anterior impide esa toma de riesgo tan necesaria para que la economía real pueda crecer fuerte y no fofa. Hoy la banca no toma el riesgo de financiar el futuro, y solo refinancia el pasado que se percibe más seguro.

Hace siete años se desató la crisis con los títulos garantizados por hipotecas mal otorgadas al sector "subprime" de Estados Unidos. Por cuanto tales títulos recibieron una calificación de crédito AAA, Basilea II le permitía a la banca mantenerlos en cartera contra sólo un 1.6% de capital... un apalancamiento autorizado de ¡62.5 veces a 1!

Como comprenderán, las inmensas pérdidas que los anteriores títulos provocaron, no fueron el resultado de pérdidas esperadas, sino de pérdidas inesperadas derivadas de una equivocada percepción de riesgo.

Y esa inmensa falla regulatoria aún ni siquiera se discute. Y los responsables han logrado vender muy bien su "yo-no fui". Ejemplo de ello es Mario Draghi, quien por años fue el presidente del Consejo de Estabilidad Financiera que colaboraba de cerca con el Comité de Basilea, y hoy es presidente del Banco Central Europeo. Como ven en todos sitios se cuecen habas.

¿Qué sugiero? Una solo porcentaje de capital para todo activo. Por ejemplo 8%. Así habría con qué enfrentar muchas pérdidas no esperadas, sin causar distorsiones.

jueves, 14 de noviembre de 2013

En Europa la banca ya no financia futuro

Y sólo refinancia el pasado.

Permítame alejarme de nuestra tragedia nacional, donde un gobierno parasitario saquea al país, regalando, a diestra y siniestra, la gasolina y los dólares de nuestras resultas petroleras... para nuevamente referirme a las trágicamente equivocadas regulaciones bancarias en el mundo, diseñadas por quienes les importa un rábano la economía real, la no bancaria.

Lo principal de tales regulaciones son los requerimientos de capital (patrimonio), basados en los riesgos percibidos. Más riesgo más capital, menos riesgo mucho menos capital.

Y eso resulta en que la banca puede esperar ganar retornos ajustados por riesgo sobre capital, mucho más altos refinanciando lo seguro (el pasado) que financiando lo riesgoso (el futuro).

Y eso resulta en que las economías ya no tomarán los suficientes riesgos para producir lo seguro del mañana... sino que se dedicarán a ordeñar la vaquita del ayer, hasta que produzca su última gotita de leche.

Todo por ignorancia. Ignoran que ya los bancos han considerado los riesgos percibidos, tales como los que se reflejan en las calificaciones crediticias, cuando fijan las tasas de interés, los montos de los préstamos y demás cláusulas, como los plazos. Y cuando entonces reutilizan las mismas percepciones de riesgo, para fijar el patrimonio requerido, solo garantizan que el sistema bancario sufra una sobredosis de riesgo percibido.

Además olvidaron que su riesgo con los bancos, no tiene nada que ver con los riesgos percibidos de los clientes del banco... y todo por ver cómo los banqueros perciben y reaccionan ante esos riesgos.

Y sobre las distorsiones que lo anterior provoca en la asignación de los créditos bancarios en la economía real, aún nada se discute.

Para una persona mayor, retirada, con justos ahorros, un asesor financiero debe recomendarle una estrategia de inversión súper segura y líquida, tradicionalmente bonos del Estado. Pero si se trata de un profesional joven, que está ahorrando para su retiro en unos 30 años, la obligación del asesor es recomendarle tomar mucho más riesgos, por ejemplo comprar acciones.

Y por lo que se puede decir que los reguladores diseñaron reglas para los viejos, y no para los jóvenes. Les aseguro que si la juventud europea, por ejemplo las de España, Italia, Portugal y Grecia, levantasen sus ojos un poquito de sus iPads, o similares utensilios, y se dieran cuenta de lo que les están haciendo, muchos sitios arderían... como Troya. 

Aún peor. Los reguladores, al exigir que los bancos tengan un 8% de capital al prestarle a un empresario común y corriente, pero permitirles no tener capital alguno al prestarle a los gobiernos, sigilosamente introdujeron un comunismo perverso, que altera todas las ecuaciones de riesgo-precio en los mercados de capitales. Eso sí, en conchupancia con otros beneficiados, como los miembros de la AAA-ristocracia.

Pero dirán... "Así por lo menos tendremos bancos seguros". No sean ilusos. Todas las crisis bancarias, cuando no es por fraude, se han desatado por un exceso de préstamos a algo ex ante percibido como absolutamente seguro, y que luego resultó riesgoso; y ninguna crisis bancaria en toda la historia se desató a causa de excesivos préstamos a lo que correctamente era percibido como riesgoso.

De joven, en Suecia, en la iglesia donde de vez en cuando acudía, se cantaban salmos que imploraban "Dios, háganos audaces". Los reguladores en Europa, con respecto a la banca, lo que están premiando es su cobardía.

jueves, 29 de agosto de 2013

¡Joven!, pelee por su derecho al riesgo

Me permito hoy alejarme de nuestra tragedia nacional, para referirme a la tragedia global del creciente desempleo juvenil; que sostengo es en gran parte causado por las pésimas regulaciones bancarias del Comité de Basilea.

Tales regulaciones establecen que los bancos deben mantener mucho más capital, o sea patrimonio, para los activos considerados como "riesgosos", que para aquellos que se perciban como "absolutamente seguros". Y eso no tiene sentido.

Así, la banca logra obtener muchos mayores rendimientos ajustados por riesgo sobre su patrimonio, prestándole a "los infalibles", que prestándole a "los riesgosos". Y lo cual solo significa favorecer lo ya favorecido por el mercado, y discriminar lo ya discriminado por el mercado. Sus consecuencias son nefastas.

Eso solo asegura que cuando uno de esos ex antes "infalibles", resulta, tarde o temprano, ex pos, no serlo, que el banco tendrá poco patrimonio con qué responder.

Y peor aún, vuelve añicos las posibilidades de que la banca logre asignar con eficiencia los recursos crediticios en la economía real... lo que significa poca creación de empleos.

En Washington, en octubre, habrá una "Cumbre de Juventud". En un mundo donde abundan los viejos que están más preocupados por su propio bienestar que por las perspectivas de sus jóvenes, puede que tal cumbre no reciba la debida atención.

Esa cumbre invita a personas de 18 a 35 años de edad, a presentar propuestas sobre unos casos de desarrollo; que pongan de relieve los desafíos que en la vida real enfrentan las organizaciones para el desarrollo. Uno de éstos se titula "Un mejor producto financiero para microempresarios, jóvenes y pequeñas empresas".

Y como por "viejo" no puedo competir, aquí les cuelo mi propuesta:

Reguladores. Eliminen sus requerimientos de capital basado en riesgo percibido. Con éstos solo incentivan los bancos a prestarle más de la cuenta a lo "absolutamente seguro". Acepten que el desarrollo requiere de la toma de riesgos.

Además, de nada les sirve su aversión al riesgo. Todos los problemas de la banca, los de ayer hoy y siempre, se derivan de lo que ustedes y los banqueros consideran como absolutamente seguro; tales como soberanos, bienes inmuebles y poseedores de calificaciones crediticias AAA. Jamás hemos sufrido una crisis bancaria mayor a consecuencia de excesivos préstamos a nosotros, los "riesgosos", los microempresarios, los jóvenes y las pequeñas empresas.

Y si absolutamente necesitan distorsionar el mercado, para así justificar sus sueldos o alimentar sus egos, permítale entonces a los bancos mantener menos capital sólo de acuerdo a lo que indicaría unas calificadoras sobre el potencial de generación de empleo juvenil, o de ayuda a la sostenibilidad ambiental.

Por lo menos así la banca estaría cumpliendo un propósito social más importante que el ser la financiera de la vieja AAAristocracia.

Nosotros, "los riesgosos", también tenemos derecho al crédito bancario en términos competitivos; sin quedar relegados a tener que usar entes especializados en microcréditos.

La banca no se puede dar el lujo de no correr el riesgo con "los riesgosos". De eso depende que se generen nuestros futuros empleos, los "infalibles" del mañana, y hasta los bancos seguros.

Nota: La cumbre es organizada por la Asociación de Profesional Jóvenes del Banco Mundial, la Fundación de las Naciones Unidas, una ONG de Los Ángeles de nombre Athgo, y YEN, una red creada por el Banco Mundial, las Naciones Unidas y la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

jueves, 15 de agosto de 2013

Los ciudadanos europeos deberían preguntarse por qué sus economías reales tienen que rodar cuesta abajo

Los bancos de toda Europa pueden mantener mucho menos capital cuando le prestas a un soberano europeo, o a uno de la AAAristocracia del mundo, que cuando le prestan a las pequeñas y medianas empresas de su propia nación.

Lo que significa que los bancos de toda Europa tienen retornos esperados ajustados por riesgo sobre su patrimonio mucho más altos cuando le prestan a un soberano europeo, o a uno de la AAAristocracia del mundo, que cuando le prestan a empresas pequeñas y medianas empresas de su propia nación.

Lo que por supuesto significa que a todos los bancos de Europa les encanta prestar a los soberanos europeos, o a unos de la AAAristocracia del mundo, y no les gusta prestar a las pequeñas y medianas empresas, empresarios o de nueva creación de su propia u otra naciones europeas.

Y lo que significa, por supuesto, que las economíaa reales en Europa, van rodando cuesta abajo.

Y, lo que significa que por ejemplo los ciudadanos de España deberían preguntarle a sus reguladores bancarios:

¿Por qué necesitan los bancos españoles más capital cuando le prestan a pequeñas empresas españolas que cuando le prestan a Francia?

Y mientras están en eso... ¿Por qué los españoles deben confiar más en el gobierno francés que una pequeña empresa francesa?

Y todos los ciudadanos europeos de todos los demás países europeos deberían hacerle preguntas similares a sus reguladores bancarios.

jueves, 16 de mayo de 2013

El Comité de Basilea viola la democracia

Imagínense que en el Parlamento de algún país europeo, dizque para que los bancos sean más seguros, se proponga lo siguiente:

El permitirle a los bancos mantener un capital muchísimo menor cuando le prestan a "Los Infalibles" que cuando le prestan a "Los Riesgosos"; para que así los bancos ganen un retorno sobre capital muchísimo más elevado cuando le prestan a "Los Infalibles" que cuando le prestan a "Los Riesgosos"; para que así los bancos le presten a "Los Infalibles" y se abstengan de prestarle a "Los Riesgosos".

Y que luego, en el debate de tal propuesta, se concluya que lo anterior significaría que quienes comparados con "Los Riesgosos" ya pagan mucho menos intereses y ya tienen mucho más acceso al crédito, por ser percibidos como "Los Infalibles", gozarían de condiciones crediticias aún más generosas.

Y que por lo tanto igualmente se concluya que eso significaría que quienes comparados con "Los Infalibles" ya pagan intereses mucho más altos y ya tienen el acceso al crédito mucho más restringido, por ser percibidos como "Los Riesgosos", sufrirían de condiciones crediticias aún más adversas.

Y que en el debate, ante la pregunta sobre quiénes son "Los Infalibles", ésos a quienes se desea favorecer, y quiénes son "Los Riesgosos", ésos a quienes se habría de discriminar, se responda: "Los Infalibles" son ante nada los gobiernos y aquellos privados que cuenten con una calificación de riesgo crediticio triple-A; y "Los Riesgosos" son ante nada todos aquellos pequeños y medianos negocios y emprendedores que no cuentan con una alta calificación emitida por una de las tres grandes calificadoras de riesgo crediticio.

¿Qué posibilidades creen que tendría la anterior propuesta de ser aprobada?

¡Ninguna! Y su proponente de seguro tendría que despedirse de su carrera política, puesto que sería el hazmerreír del año.

Y eso especialmente después de que en el debate alguien observase que ninguna crisis bancaria del mundo ha resultado de un exceso de préstamos a "Los Riesgosos", puesto que todas han resultado de excesos de préstamos a quienes considerados como de "Los Infalibles", luego resultaron no serlo.

Y eso especialmente después de que alguien preguntase: "Si los bancos no van a financiar a "Los Riesgosos", aquellos quienes quizás más puedan generarle a nuestros jóvenes las nuevas fuentes de empleo que tanto ansían y necesitan... ¿quién habrá de financiarlos entonces? ¿Usted y yo?".

Y eso especialmente después de que alguien opinase: "Lo de que las manos de unos burócratas reguladores se pongan a intervenir las señales del mercado, eso a mí me suena como que haría la banca muchísimo más insegura de lo que actualmente es".

No obstante la triste realidad es que tales regulaciones bancarias existen, se denominan Basilea II, y se aplican en toda Europa.

Por ejemplo, según Basilea II, un banco español debe mantener un 8 por ciento de capital al prestarle a un "riesgoso" empresario español, pero solo requiere de un 1.6 por ciento de capital al prestarle a un país como era Grecia hace poco, o cero capital al prestarle al gobierno de Alemania.

Por lo tanto, ciudadanos, les sugiero que se averigüen muy bien de dónde rayos sacó un Comité de Basilea las atribuciones para imponer algo de tan fundamental importancia, algo que vuestros respectivos parlamentos jamás hubieren aprobado. A mí me parece que eso viola por entero los debidos procederes de su democracia.

PS. Venezolanos, ruego me perdonen una semana de mutismo sobre nuestras propias tristes realidades.

domingo, 10 de marzo de 2013

Juventud de España, no construyan su futuro sobre justos agravios sino sobre audaces esperanzas

Durante una reciente audiencia del Parlamento español sobre la crisis de las hipotecas y los tantos compradores de vivienda excesivamente endeudados la activista Ada Colau expreso lo siguiente: 

"No puede ser que las personas más vulnerables tengan que vivir con las consecuencias de sus actos hasta la muerte, mientras que las grandes empresas no se hacen responsables y son rescatados con dinero público" 

Y, por supuesto, Ada Colau tiene toda la razón, y por supuesto cualquier persona dispuesta a justificar tal aberración debería ser expuesta al escarnio público, por toda la sociedad. 

No obstante, aún cuando se les reduzca las hipotecas a todos los españoles, hasta donde sus casas les represente al menos 1 euro en patrimonio, o se les permita entregar sus casas y liberarse de sus hipotecas sin consecuencias, los problemas del dónde trabajar, del qué comer, y en los últimos casos del dónde alojarse, persistirán. 

Y de eso se deriva lo que me representa un inmenso problema, y no sólo es España. 

Si los bancos son rescatados… ¿cómo pueden los reguladores ser tan estúpidos como para no permitir que los bancos ayuden rescatar a la economía? 

Lo pregunto por cuanto eso es precisamente lo que los reguladores impiden cuando le otorgan a los bancos irresistibles incentivos para prestarle a lo que se percibe como “absolutamente seguro” y mantenerse bien alejados de lo que se percibe como "riesgoso". 

Y digo eso por cuanto eso es precisamente lo que sucede cuando los reguladores le permiten a los bancos apalancar su capital inmensamente más cuando le prestan a “Los Infalibles” de lo que se les permite cuando le prestan a “Los Riesgosos”, como por ejemplo a pequeñas empresas, a empresarios y a proyectos inmobiliarios en problemas. 

A esta generación de reguladores bancarios excesivamente temerosos, se les olvido que una economía solida, no simplemente obesa, se construye más con inteligentes y audaces tomas de riesgo que con una testaruda y estúpida aversión al riesgo. 

Jóvenes de España, por favor no construyan una coalición de gobierno que busque construir su futuro en torno a los tantos agravios justificados que puedan existir, sino háganse un gran favor y busquen construir ese futuro sobre las base de muchas atrevidas y audaces esperanzas. 

Un amigo 

PS. Algunos puede que les digan… “Pero entonces vamos a tener aún más crisis bancaria”. ¡Olvídense! Excepto cuando por fraudes, absolutamente todas las crisis bancarias han resultado de préstamos exagerados a algunos de “Los Infalibles”, que no resultaron tales, y nunca jamás, de un exceso de préstamos bancarios a “Los Riesgosos”… es sólo que a los reguladores bancarios se les olvido ese detallito.

viernes, 15 de febrero de 2013

¿Cuántos jóvenes están desempleados en Europa sólo por Ustedes los reguladores bancarios? ¡MILLONES!

USTEDES, los reguladores bancarios europeos, decidieron que los bancos se les permitía tener un capital ínfimo cuando le prestan a aquellos ex ante percibido como absolutamente no riesgosos "Los infalibles", y este hecho discrimina de facto terriblemente a los acreedores bancarios que son percibidos como "Los Riesgosos", es decir aquellos sin un rating o aquellos con un rating no magnifico, es decir las pequeñas y medianas empresas y los emprendedores. 

Y USTEDES, con eso minan la vitalidad que puede suministrar aquellos actores que operando sobre las fronteras de la economía real nos hacen mover hacia delante, para no pararnos, para no caer. 

Así que USTEDES, reguladores de bancos europeos: ¿Tienen alguna idea de cuantos de nuestros jóvenes se encuentran sin trabajo y sin expectativas de empleo, y por lo tanto, sin expectativas poder de formar una familia sólo por sus regulaciones? 

Yo les digo: "MILLONES" ¡Vergüenza! 

Sinceramente, si los millones de jóvenes desempleados en Europa llegasen a realmente enterarse de cómo la estupidez de USTEDES le está bloqueando gran parte de su futuro, no me gustaría estar en sus zapatos. 

Ya es hora de que el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea y el Financial Stability Board, arreen ya esa bandera izada por los baby-boomers del “porfa-mantennos-seguros-por-ahora” y después que venga el diluvio. 

PS. Y por cierto fueron USTEDES quienes provocaron la crisis actual, dándole a los bancos excesivos incentivos a construir posiciones a los que ex ante se consideraban "Los Infalibles", pero que ex post no resultaron tales, como títulos calificados AAA, bienes raíces en España, Grecia y mucho más por el estilo. 

PS. USTEDES se llenan la boca expresando creciente preocupación por el aumento de la brecha entre los que tienen y los que no tienen. ¿No entienden que una causa fundamental para que ese brecha aumente son sus regulaciones que favorecen a los ya favorecidos tanto por los mercados y los bancos, "Los Infalibles", y así discriminan en contra de "Los Riesgosos", los ya discriminados por los mercados y los bancos?